RECLAMOS DE LOS PUEBLOS FUMIGADOS DEL NORESTE

09.06.2011 23:19

ENVIADO POR RED DE SALUD CHACO

 

 

RECLAMOS DE LOS PUEBLOS FUMIGADOS

http://t2.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcTjg_bKMkbiIQJMRpDFZ2EEo7V-cwdZm5nwJEVz3oCHYwFDqjos

Una manera práctica de conmemorar el Día Mundial del Medio Ambiente indudablemente es conociendo la realidad de cada región a través de sus propios habitantes. Esto lo vivimos quienes participamos del Primer Encuentro de Pueblos Fumigados del Nordeste que se realizó el sábado 4 y domingo 5 de junio en Colonia Carlos Pellegrini. Dicho evento fue convocado por la Red de Salud Popular “Dr. Ramón Carrillo” (Chaco), Vecinos de La Leonesa y Las Palmas (Chaco), Campaña “Salvemos al Oberá” (Corrientes), Grupo Ecologista “Mbareté” (Chavarría), Grupo Ecologista “Yaguareté Corá” (Concepción), Asociación Civil “Esteros Hesai” (Colonia Carlos Pellegrini), Grupo Ecologista “Lapacho” (Corrientes Capital) y la adhesión de la Municipalidad de Colonia Carlos Pellegrini.                                                                                                    “El crecimiento económico que atenta contra la vida no es desarrollo. Es mala praxis”, resumía el folleto generosamente distribuido por la Red de Salud Popular “Dr. Ramón Carrillo”. Justamente este material gráfico transcribe la trascendencia de la parte resolutiva del fallo del Juez provincial Héctor García Redondo respecto a la medida cautelar presentado ante la contaminación en las localidades de La Leonesa y Las Palmas en la provincia del Chaco.                                                      ¿Avance productivo o desastre ambiental?                                                       Diversos especialistas coinciden en que el avance de las fronteras agrícolas y las modificaciones del deslizamiento de las aguas de los esteros y bañados provocarán indefectiblemente la destrucción de numerosas especies de plantas, animales y la consecuente contaminación ambiental.   Para José Alfredo Salinas Daiub, del Movimiento Ecológico de los Humedales del Sur y profesor de la Universidad Nacional de Pilar, Paraguay, “el problema se agrava con el aumento de la exportación de los commodities agrícolas (soja, girasol, trigo, maíz, arroz, etc.), cuyas producciones a gran escala de la mano de los agentes de los agronegocios —arroceros y sojeros— están extendiendo su dominio en esta región de enorme riqueza natural”.  En ese sentido, Salinas Daiub afirma que “la intensificación de la producción ante el incremento de la demanda del arroz ha provocado el aumento del uso de fertilizantes y pesticidas en los cultivos localizados en las zonas agrícolas sensibles, como los humedales del Ñeembucú”.   “El arrastre de las aguas de los esteros a los canales principales de regadío provoca la destrucción de nichos naturales de desove de peces, camalotes [plantas acuáticas], carpinchos [roedores] y crustáceos que son alimentos naturales de garzas y cigüeñas”, señala Salinas Daiub.    Esta realidad de los Esteros del Ñeembucú en el Paraguay vive justamente Colonia Carlos Pellegrini. “Pellegrini es un pueblo fumigado desde hace más de doce años cuando teníamos once arroceras, hoy son tres nada más y muy pronto va a quedar una sola, apenas falle el Superior Tribunal. Vamos a seguir luchando para que no quede ni una sola” expresó el Intendente Municipal Tato Fraga al dar la bienvenida a los participantes.                                   

El Dr. Medardo Ávila Vázquez Coordinador de la Red Universitaria de Ambiente y Salud del colectivo Médicos de Pueblos Fumigados de Córdoba como también Carlos Manessi del CeProNat de Santa Fe expusieron las distintas experiencias en sus respectivas regiones ante el avance de la producción agrícola que, en muchos casos rodean centros densamente poblados agrediendo a los habitantes con fumigaciones de agrotóxicos realizadas con aviones.                                                                                                            

 Fuertes testimonios de pequeños productores que vieron morir a sus hijos como consecuencia de vivir en cercanías de plantaciones de arroz, soja, tomateras o pinares por el uso indiscriminado de agrotóxicos, especialmente el Randap conocido como “mata todo” y preocupantes datos sobre distintos tipos de malformaciones y cánceres marcaron el ánimo de los participantes.                   

Con respecto a las arroceras que todavía rodean a Colonia Carlos Pellegrini, hay presunciones suficientemente fundadas sobre su afectación al medio ambiente y la salud humana como para aplicar el principio precautorio. Es decir que hay motivos suficientes para paralizar la actividad, hasta tanto se realicen los estudios epidemiológicos y de impacto ambiental correspondiente. Este conflicto esta inserto en uno mayor que se evidencia a escala nacional y mundial, el derecho de las comunidades a gozar de un ambiente sano para desarrollarse contrapuesto al avance de empresas que sólo buscan obtener la mayor ganancia en el menor tiempo posible sin ningún compromiso ni con el medio ambiente ni con las comunidades afectadas.                                                                                                                                                                                    

 Se redactó un documento que puede servir de base como anteproyecto de Ley para el tratamiento en el Congreso Nacional del uso de los agrotóxicos.              

La Asamblea Ambientalista Santotomeña participó del encuentro y expuso también la realidad que es común a toda la región.                                                             

  Roberto Arce 

—————

Volver